Cuando las montañas de basura se convirtieron en cordilleras nadie podía imaginar que un día se vendrían abajo sepultando el mundo conocido. Han transcurrido generaciones desde entonces, la tierra sigue cubierta por una espesa capa de desechos, y nuestro hogar es ahora un inmenso vertedero. Vivimos en la basura, nos amamos y reproducimos rodeados de basura, y para seguir subsistiendo excavamos túneles en la basura. Somos lo que queda de la ambición humana, y por eso apestamos. Sin embargo, a pesar de todo, hemos sobrevivido; nos arrastramos, pero estamos vivos. Y es conveniente recordar que lo hemos conseguido porque tuvimos la prudencia de regresar al principio. Antes de que fuéramos capaces de articular palabras y utilizarlas contra nosotros mismos. Cuando el primer ser humano logró reproducir el latido de su corazón fuera de su cuerpo. La Música nos ha mantenido con vida y es justo que sea Ella quien guíe los nuevos tiempos.

 

 

        Declaración del Centenario ( prólogo)

        Vertedero Rodríguez

        Año 102 después del Derrumbe

 

 

 

SIGUIENTE >>